CUENCOS TIBETANOS

El uso de objetos sonoros en Asia es muy antiguo Los orígenes de las campanas o “cuencos cantores” se pierde en el tiempo, es anterior a la llegada del Budismo a Tíbet, probablemente encargados y diseñados por los monjes Bön, de la religión chamánica. Tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanción en los monasterios de monjes.

Los Cuencos Tibetanos son alta tecnología mental, son instrumentos metamusicales, al igual que los cuencos de cristal de cuarzo y la propia voz humana, son los instrumentos más poderosos para alcanzar un estado de paz interior y lucidez mental ya que propician la meditación llevándonos estados elevados de mente y conciencia.

Los cuencos tibetanos, realizados artesanalmente, se obtienen a partir de la aleación de siete metales, cada metal simboliza un planeta: Oro: Sol, Plata: Luna, Merurio: Mercurio, Cobre: Venus, Hierro: Marte, Estaño: Júpiter, Plomo: Saturno.
Tienen una forma y un temple especiales, su sonido varía según las proporciones de los componentes de la aleación, la forma y el espesor del metal con que están hechos.

El sonido que emiten tiene un tono básico con variedades de armónicos (prolongados, vibrante, fluctuante) dependiendo de la forma en que los hagamos sonar; se pueden golpear o percutir, rozar por su borde exterior con una vaqueta de madera, etc. tienen una sonoridad que perdura por largo tiempo expandiéndose por todo el ambiente, cambiando la vibración de su entorno.
Además de escucharlos a través del oído, sus vibraciones se perciben en toda la superficie corporal, y penetran sin dañar en el interior del cuerpo, hasta la estructura molecular, masajeándonos y armonizándonos, devolviéndole al cuerpo su estado de salud natural.

3 comentarios:

Carmen dijo...

Muy interesante el post y en general todo el blog, que es muy relajante. Gracias por esos estupendos contenidos.
Un saludo

sonia dijo...

gracias por tu blog, es muy interesante. He llegado de casualidad, soy tambien de alicante y me he dicho voy a conocer a una paisana... y heme aqui.
besos conchi

Conchi dijo...

Hola Sonia, encantada de tu visita, me alegra que te guste el blog, espero ir mostrando cosas interesantes y sobre todo prácticas. Me he pasado por tu blog, tus trabajos son una delicia. Un beso y bienvenida.